En tiempos de recesión y crisis en el país, no es frecuente encontrar resultados positivos en algún ejercicio. Con serios problemas se encuentran la gran mayoría de los sectores productivos del país, producto de las movidas cambiarias, inflación, deudas e imposiciones tributarias, entre otras cuestiones que realmente complican el panorama para las empresas.

Es en este sentido, resultan en oasis en el desierto, aquellas oportunidades de negocio que se encuentran en crecimiento y más aún, crecimiento sostenido a través de los años.

Tal es la situación del comercio electrónico en el país, y la transición digital que están atravesando muchas empresas. Mercado Libre, quizás el unicornio más importante del país, pone en evidencia que las inversiones digitales realmente deben estar en la consideración del empresariado argentino y son el camino para mitigar el complicado panorama actual. Pensemos en la apertura de un local comercial para la venta de productos al público, y rápidamente consideraremos que desarrollar un negocio de tales condiciones, requiere una inversión de cientos de miles de pesos con sus elevados costos posteriores de mantenimiento y la incertidumbre de la comercialización, entre demás factores de riesgo. 

En el panorama actual la reconocida Falabella ha sufrido una contracción en sus ventas en un 18,7%, un durísimo revés para la empresa. Diversos factores desde Chile y Argentina han entregado este resultado, aunque con un detalle digno de ser rescatado: el panorama digital es mucho más esperanzador, ya que el volumen de transacciones online creció el 46% en el segundo trimestre de 2019.

Para todo el país, el comercio electrónico aumentó su facturación en 56% durante el primer semestre del año, con órdenes de compra crecidas en 21% realizando un cotejo interanual, considerando el volumen de productos vendidos.

En simultáneo, se estima que la devaluación del peso argentino no impactará en el crecimiento de los canales comerciales digitales, producto de los distintos hábitos de consumo que los mercados han desarrollado en función de mitigar los efectos de la recesión económica y la influencia de productos digitales como las aplicaciones de última milla Pedidos Ya, Rappi y Globo, que han barajado nuevamente la modalidad de negocio, al punto de existir franquicias que no ofrecen servicio a la mesa en los locales y solo venden sus productos entregados en el domicilio del consumidor, por la gran reducción de costos que permite manipular mejores precios y márgenes de rentabilidad.

Es en este punto donde nos especializamos y ofrecemos nuestros servicios de desarrollo de sitios web, e-commerce y marketing digital que permiten aprovechar este panorama muy favorable. La producción de negocios digitales, agregando la difusión digital en las plataformas de anuncios digitales, son dos factores que permiten el desarrollo de nuevas unidades de negocios, o la actualización de marcas con buen posicionamiento en el mercado que deseen comenzar la transición digital ya comprobada en muchos países del mundo.

Complete nuestro formulario de contacto y un ejecutivo comercial estará a su disposición para acompañarlo en el inicio de un camino digno de ser evaluado.

Fuentes:

Comercio y Justicia: https://bit.ly/2k85QU6

El Cronista Comercial: https://bit.ly/2L8CPSQ